La casa de pueblo con muebles recuperados y llena de encanto de Dàlia en Barna

La lectora Dàlia ojeaba El Mueble en la casa de sus progenitores desde pequeña. Y prosigue haciéndolo. Siempre y en toda circunstancia le ha agradado la decoración y con la gaceta se ha inspirado mucho para cumplir su sueño: convertir una vieja casa de pueblo en un hogar agradable.

porche dalia arenys
Dàlia Balmes

Nos hallamos en Arenys de Munt, un pueblecito con mucho encanto, cerca de la costa de Barna. En el exterior, 2 patios con vistas al campo y materiales naturales. En el interior, maderas macizas y mucho mimbre. Que sensación más agradable.

salita dalia arenys
Dàlia Balmes
salon dalia arenys
Dàlia Balmes

Los muebles viejos del salón hacen un guiño a las raices de la casa: ¡Tiene más de cien años! ¿Un flechazo? Los sofás en frente de la chimenea de ladrillo. En el pasado, entraban en carros a la casa y este espacio era el establo. ¿Y qué nos afirmas de la lámpara de araña? Otro puntazo.

mesa cuadradad comedor dalia arenys
Dàlia Balmes

La construcción original es del año mil novecientos, con lo que la casa precisaba una reforma integral. Pese a tener un presupuesto ajustado, Dàlia tuvo la fortuna de rodearse con excelentes profesionales del ámbito.

cocina madera dalia arenys
Dàlia Balmes

La casa consta de ciento cincuenta m2 repartidos en 2 plantas y se ha dividido enla zona de día y la por la noche. «Muchos de los amigos que nos visitan no se terminan de pensar que haya quedado de esta manera, tras haber visto de qué forma era ya antes», explica la anfitriona.

comedor dalia arenys
Dàlia Balmes

Salimos del salón y observamos como la cocina se abre paso al comedor. Los espacios de la casa son amplísimos y hacen que verdaderamente te sientas a gusto. Fíjate en la cortina del mueble del fregadero. Le da un toque muy rústico. En los guardarropas, un detalle con mucha personalidad: una sutil mano de pintura blanca.

pasillo dalia arenys
Dàlia Balmes

También combinan con las vigas viejas, restauradas con exactamente el mismo color. Como la enorme mesa del comedor. Sin vestir y conjuntada con sillas de lo más variopintas. Eso sí, todas y cada una de madera. ¡Acá hay lugar para todos! Y, ¿qué te semeja la enorme estantería de madera y metal para poner los platos?

dormitorio dalia arenys
Dàlia Balmes

Nos damos cuenta de que sus paredes súper gruesas. Nuestra anfitriona nos cuenta que se han mejorado con la reforma. Aíslan la casa y asisten a que el confort sea máximo todo el año. En verano se está fresco y en invierno te proteges de frío. Todo ello con el encanto de los materiales de una casa de payés.

habitacion infantil dalia arenys
Dàlia Balmes

Llegamos al dormitorio primordial. No podemos eludir contemplar el cabecero. Es una pared a media altura que oculta un espacio trasero, idóneo para usar como vestidor. ¡Qué gran idea!

aseo dalia arenys
Dàlia Balmes

En esta casa se respira una esencia única que, como bien afirma Dàlia, «solo las cosas con historia pueden trasmitir».

Deja un comentario