admin

Trabajar bien sentado: good design is good business

Recuerdo una de las primeras sensaciones que tuve al empezar a trabajar como freelancer, desde mi casa, tras acabar mi contrato en la gaceta On Diseño. Una de ellas, probablemente, la más esencial para mi, fue el sentimiento de soledad que experimenté. Parar de ir a la oficina, dejar de saludar y ver gente cada mañana, de no tener que decir ‘buen día’ a mis compañeros, eso fue, para mi, emotivamente duro por mi carácter sociable y mi predisposición a estar en contacto con las personas.

Otra de las cosas que brotaron cuando decidí armarme mi lugar de trabajo en mi casa fue que mi marido me dijo: “Debemos adquirir una silla de oficina”. Él que, si bien no se dedica al planeta del diseño, se devora las gacetas, material, catálogos y escucha atento las historias que comparto sobre el campo, lo tenía más claro que . “Necesitas una buena silla (una silla de diseño) para trabajar”, asentó.

Trabajar bien sentado: good design is good business
Chicago Venture

El espacio de trabajo, reflejo del ánima de una empresa

Hoy mi oficina es un reflejo de quien soy, de mi experiencia y de mi trabajo. Merced a que he podido contar con un espacio concreto en mi casa, la he pintado del color que deseaba, he colgado los cuadros que me agradaban y me rodean gacetas, libros, color, objetos que charlan de mí, de las personas que entrevisto y de sus diseños. En suma, tengo el espacio que deseo como deseo y eso me produce alegría, me deja crear y redactar en un contexto, de alguna forma, feliz y agradable. En espacio he dado mis mejores horas profesionales y ha tolerado que nazca la revista online Interior Contraportada.

Y, en esta última declaración personal sobre el espacio de trabajo, se me viene a la cabeza una oración de mi hija que tiene 3 años y que, al pasar por la edificación en el que trabaja su padre, dijo: “Ahí es donde vive papá”, algo que, en palabras de Cindy Allen, se resumen en que «la oficina es un planeta en sí donde ciertos de nosotros hemos pasado nuestra vida”.

Con esta oración, la Editor in Chief de la gaceta Interior Design da sitio a una de las tantas reflexiones sobre los interesantes temas que plantea el libro Trabajar bien sentado: good design is good business, la nueva y reciente publicación que ha editado Andreu World, la firma de mobiliario para oficina, espacios de trabajo, corporativos y públicos; así como para hoteles, restaurantes o zonas outdoor Un libro publicado por Lunwerg (Conjunto Planeta), bajo el término y la dirección editorial de Ramón Úbeda y prólogo del mismo al lado de Álvaro Castro. La introducción de la obra es de Víctor Fewingold, presidente de Contract Workplaces.

La Caixa Sierpes

El libro de Andreu World que pone el trabajo en el centro de la mesa

Trabajar bien sentado: good design is good business es una edición que brota tras la pandemia poniendo en discute de qué forma esta ha provocado una transformación de las oficinas y de los espacios de trabajo en los que la tecnología ha tenido asimismo (mucho) que ver, acelerando esta transformación; y en la que el diseño se plantea como la herramienta posible y canalizadora de respuestas a las nuevas demandas y a los cambios experimentados.

El libro recoge las consideraciones y contestaciones a una serie de preguntas elaboradas a los directivos de las gacetas más influyentes del sector en la que localizar nombres como Robert Thiemann (Frame); Marcel Benedito (Distrito Oficina); Cindy Allen (Interior Design); David Basulto (Archdaily); Lena Marcuccilli (Love That Design); Javier Abio (Neo2); Rodrigo Noriega (México Design); Vanessa Chenaie (Ideat) o Chantal Hamaide (Intramuros), entre otros muchos de trascendencia e repercusión internacional.

Trabajar bien sentado: good design is good business
Union Investement

¿De qué manera van a ser las oficinas del futuro?

La edición reúne, además de esto, cincuenta espacios de trabajo proyectados por profesionales de primer nivel que saben de la relevancia de trabajar bien sentado para empresas e instituciones como Amazon, Google, Garrigues, McLaren, Pinterest, Uber, Youtubre, Zeiss, entre muchas otras…

No podemos saber con seguridad de qué forma van a ser las oficinas del futuro mas sí sabemos de qué forma eran en el pasado…”, leo en una de la primeras página del libro. Para los especialistas en esta materia, conocedores de las tendencias, «la sostenibilidad, la salud, el trabajo flexible y la correspondencia social son las claves de la nueva oficina: más sustentable, más saludable y más confortable», resume el libro.

Cuando se está bien sentado, el espacio de trabajo puede sacar lo mejor de cada uno de ellos de nosotros”, afirma Víctor Feingold… A ello, le agrego, finalmente, la fantástica información que, asimismo, nos lanza esta edición y que cuenta la anécdota de Thomas J. Watson, director de IBM en la década de los cincuenta tras pasar por una tienda Olivetti en nueva York lumínica y moderna y ver sus diseños muy elegantes y coloristas que contrastaban con su oficina gris y triste. Fue allá cuando decidió contratar al arquitecto técnico Eliot Noyes, curador de diseño industrial en el MoMA, y con él a los mejores diseñadores de la temporada (Converses y Ray Eames, Eero Saarinen…) creando un programa de diseño que englobaba desde productos hasta edificios y transformando la compañía en una multinacional invencible cuyo éxito resumió exactamente el mismo Watson como “Good design is good business”.

El libro está en venta en librerías y se aúna al título ‘Comer bien sentado‘, publicado por Planeta Gastro y editado por Andreu World. Puedes recrearte con otros libros de la firma como la ‘Sillipedia‘ y conocer en Interior Contraportada las entrevistas a Patricia Urquiola o Alfredo Habërli o los Concursos Andreu World de referencia internacional.

Trabajar bien sentado: good design is good business
Portada del libro
Trabajar bien sentado

Deja un comentario