Nadie como una buena madera antigua, encerada o decapada, para dar un toque agradable a cualquier espacio, sobre todo cuando viene en forma de muebles vividos, como las mesas que puedes ver en casi cualquier espacio de esta casa con maravillosas vistas a la bahía de San Francisco. A eso añádele unas inmaculadas paredes blancas, unas piezas con dorado envejecido, espejos con veladuras, un toque de textiles neutros, poco de cerámica y mármol blanco y tienes esta preciosa casa, propiedad de una interiorista barragana de los objetos con historia…

No he podido resistirme a crear este collage con piezas antiguas de mi tienda bonita, el Bazar Vintage&Chic para que te resulte más realizable copiar el look en tu casa 🙂

Fotos e Interiorismo: Caitlin Flemming